Poemo de la tago

La poemo estas skribaĵo de kaoseto. Aperas nova poemo ĉiutage.

Lo que queda de la infancia

Piedras son, que una luz suave
con dulces voces calienta,
y hay canturreando un ave
sobre una rama que tiembla.

¿Dónde estarán ya las cartas
de esos distantes recuerdos?
¿Dónde esa cándida llama
que un niño un día pintó?

Las lunas sobre la noche,
el silencio recordado,
sobre una silla en derroche
de luz del día sentado…

¡Tantas épocas que ni aun
un filósofo recuerda!
Esperanzas y alegrías
de un tiempo que fue sagrado.

Sobre la estrella, en silencio,
va montado un caballero,
y cuanto más éste brilla
menos la estrella camina.

Infancia, que aún no he perdido
tu mundo, y aún lo comprendo,
tan sólo sé que contigo
aún no lo comprendería,
y hoy, tranquilo el corazón,
huyéndote te persigo…
Mas no te busco, te tengo,
y eso es lo que yo no olvido.